Un tren a París

_aniko

Post escrito por Aniko Villalba en exclusivo para TIJE Travel

 

Las estaciones de tren europeas tienen una magia especial. No son como los aeropuertos —tan grandes, alejados e impersonales— ni como las terminales de autobuses —según la zona del mundo: caóticas o predecibles. Llegar a una estación de tren no requiere un esfuerzo tan grande ni un traslado tan largo (suele estar ubicadas en el centro de la ciudad) y pararse al costado de las vías a esperar que llegue el tren es una promesa de que muy pronto te estarás bajando

DSC_2581en el corazón de otra ciudad europea. Y que, por una de esas casualidades, el tren tenga París como destino final es un detalle capaz de ilusionar hasta al viajero más frecuente.

 

A medida que el tren avanza en dirección a Francia se empiezan a ver cosas por la ventana (en los trenes europeos debería estar prohibido no mirar por la ventana): el paisaje cambia, aparecen los lagos y las montañas, brotan las casitas y castillos de la campiña francesa, se siente el silencio. El tren de alta velocidad genera, sobre todo, eso: silencio. Los vagones se deslizan como por un tobogán acuático, ni siquiera se escucha el chirrido de las ruedas sobre las vías, las nubes van quedando atrás. De golpe el idioma cambia y una voz anuncia, en francés, que el tren no hará más paradas y se dirigirá directo a Gare de Lyon, una de las estaciones ubicadas en el centro de la capital francesa.

Es normal que uno llegue a París con intención de ver todo, pero es mejor saberlo antes de llegar: París es inagotable e imposible de connocer por completo. Uno puede caminarla, ver la Torre Eiffel, pasear por Montmartre, sentarse en los jardines de Luxemburgo, bordear el Sena en bicicleta, tomarse un café en la terraza de algún bar, subir a Montparnasse, entrar a Notre Dame, explorar los mercados callejeros, cerrar un candado en el Pont des Arts, ir a todos los museos, probar los platos típicos y aún así siempre quedarán cosas por ver y hacer. También es lógico que uno vaya con muchas expectativas acerca de las cosas que pasarán en París (al ser una de las ciudades más visitadas del mundo, sus atractivos e historias están en boca de todos y es imposible no idealizarla): la ciudad tiene muchos mitos y cargas sentimentales, y la experiencia (por suerte) será distinta para cada persona que la visite.

paris1

París es para caminar y perderse. Puede que al principio sea un poco abrumadora: es más grande y movida de lo que uno se imagina, sufre el acelere típico de las capitales en hora pico y tiene demasiados edificios y monumentos que hay que ver, pero con los días será más fácil ir encontrándole el ritmo e ir descubriendo esos rinconcitos que hacen que París sea París. El metro es un buen punto de partida: con más de trescientas estaciones, el transporte subterráneo cubre todas las zonas de la ciudad y hace que la decisión más difícil de tomar sea elegir dónde bajarse para empezar a caminar.

Después de unos días, cuando el tren de ida se convierta en tren de vuelta y París quede atrás, la ciudad pasará a ser un recuerdo repleto de momentos, caminatas, viajes en metro, platos de comida, encuentros, desencuentros e historias. Uno sentirá que no le dio el tiempo para ver todo lo que quería ver, y es que en el caso de París, el tiempo nunca será suficiente.paris2

 

 

  Aniko tiene 30 años y viaja por el mundo desde los 22. Va con mochila, cámara y cuadernos y se dedica a observar cómo vive la gente en otros lugares. Le gusta viajar lento y caminar mucho, suele dormir en casas de familia y le encanta probar comidas nuevas. Escribe dos blogs (viajandoporahi.com y escribir.me), colabora en revistas de Argentina y en el 2013 autopublicó “Días de viaje” su primer libro de relatos.

 

3 comments

  1. Aniko me encantan tus historias, tengo que reconocer que me hubiese gustado vivir parte de tu viajes, que hermosas experiencias , cuanto creces y cuanto aprendes… te felicito y continua haciendonos soñar. Gracias Tije!!!

  2. VIAJE DESDE PARA TI EN ESPAÑA HASTA PARIS EN TREN ,ES LO MAS MARAVILLOSO QUE TE PUEDE PASAR,TAL CUAL LO DESCRIBEN ANTERIORMENTE,TAMBIEN FUI DE TAPAS POR MADRID!!!!!!INIGUALABLE,LE AGRADEZCO A DIOS HABERLO PODIDO HACER!!!!

  3. Lamento decirte , conociendo mucho París por haber vivido allí, que debieras haber “paseado” por Montparnasse y “subido” a Montmartre. Como periodista con muchos años de trabajo, te sugiero que revises mejor tus publicaciones porque a veces el entusiasmo excesivo nos traiciona. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *