De tapas por Madrid!

Post escrito por Aniko Villalba en exclusivo para TIJE Travel _aniko

Para muchos viajeros argentinos, Madrid es una de las puertas de entrada a  Europa.  Si bien Buenos Aires y Madrid tienen personalidades y apariencias distintas, ambas tienen puntos en común que las hacen muy cercanas. Puede que sea la historia, puede que sea el idioma, puede que sea la cultura, pero la capital española genera una sensación distinta al resto de las capitales europeas: es familiar (uno siente que ya la conoce), agradable y cómoda, y eso hace que la mayoría de los que la visitan se sientan como en casa.

DSC_1630 (1)

Madrid es una mezcla equilibrada de todo: es sede de algunos de los museos más importantes del mundo, tiene mucha cultura callejera y gastronómica, tiene espacios verdes donde relajarse y siempre propone excusas para reunirse con amigos, salir y pasarla bien. Es una de las ciudades más grandes y cosmopolitas de Europa, y tiene, según dicen, la mayor cantidad de bares por persona del continente. Puede que en una primera visita resulte un poco abrumadora; por eso, para empezar a conocerla, lo mejor es replicar una de las costumbres  gastronómicas más famosas del país e irse de tapeo turístico.

El tapeo es una de las actividades más populares y tradicionales de España, ya que combina la gastronomía con los encuentros sociales. Las tapas —que en algunas partes del país se llaman pintxos o pinchos— son porciones pequeñas de comida que se sirven en los bares (a veces como cortesía) al pedir un vaso de cerveza o vino. Las más típicas son la tortilla española, las croquetas, los calamares fritos, las patatas bravas, el jamón, pero hay muchas más. Irse de tapas tiene sus reglas implícitas: el tapeo se hace de pie, en la barra, y no se considera un almuerzo o cena sino un aperitivo; la primera tapa la elige el mozo y para que el tapeo sea tal hay que cambiar varias veces de bar. Irse de tapas, entonces, implica probar de todo un poco y no quedarse quieto en un mismo lugar. Y eso es algo que en Madrid se puede hacer durante todo el día, y no solo con la comida.

DSC_7812 (1)

Para muchos recién llegados, la primera “tapa” obligada es la Puerta del Sol, en el corazón de la ciudad. Esta plaza o cuadrado es uno de los lugares donde más se concentra la gente, ya sea para reunirse, manifestarse, descansar, hacer combinaciones de transporte, irse de compras o sentarse a mirar el movimiento de la ciudad. Durante Navidad se llena de luces, árboles, celebraciones y ofertas; y durante el resto del año está repleta de turistas, locales y artistas. A pocas cuadras está la Plaza Mayor, un cuadrado rodeado de construcciones antiguas que en otras épocas se usó para corridas de toros, mercados, competencias y torneos; hoy es una zona turística con restaurantes, cafés y artistas callejeros. Desde ahí, el tapeo continúa en el Mercado de San Miguel: un mercado cerrado, construido en 1913, que ofrece bocados típicos de la cocina española.

Luego, los caminos se bifurcan: no hay una sola manera de recorrer Madrid, sino que cada cual puede elegir qué aperitivos urbanos probar según sus gustos.  Para los amantes del arte hay tres museos imperdibles: el Museo del Prado (con obras de El Greco, Velázquez, Goya, van Dyck, Botticelli, Caravaggio y El Bosco, entre muchos otros), el Reina Sofía (con obras modernas de Miró, Kandisnky, Dalí y el Guernica de Picasso) y el Thyssen-Bornemisza (con obras de Monet, Goya, Degas, Renoir, Van Gogh, Picasso, Mondrian, Bacon y Lichtenstein). La buena noticia es que los tres ofrecen entrada gratuita durante ciertos horarios del día.

DSC_8089 (1)

Si bien Madrid es una ciudad grande (y el metro, además de ser muy eficiente, es necesario para llegar a varios lugares), es ideal para caminar: sus barrios son atractivos turísticos en sí mismos y vale la pena recorrerlos a pie y despacio. La Latina es uno de los barrios más bohemios, está ubicado en la parte más antigua de la ciudad (en lo que era la ciudadela islámica) y tiene calles angostas y muchos cuadrados o pequeñas plazas. Los sábados se llena de gente ya que es uno de los puntos de partida para caminar por el Rastro, el mercado de pulgas de Madrid. Lavapiés es el distrito multicultural de la ciudad: al pasear por sus calles se ve la mezcla de culturas africanas, asiáticas y latinoamericanas que conviven en la capital española.
El Barrio de las Letras es la zona donde vivieron los escritores más reconocidos de España, como Cervantes y Quevedo, y está repleta de edificios históricos y bares. Chueca es el distrito gay y una de las zonas más cosmopolitas y cool de la ciudad, con muchas tiendas de diseño y cafés.DSC_7525 (1)

Malasaña es una zona alternativa (similar en espíritu al Camden Town de Londres o al East Village de Nueva York) y fue el centro de la movida madrileña durante los 80. Pero el tapeo de distritos no termina ahí: también está la Gran Vía (esa calle que nunca duerme), Salamanca (la zona de las boutiques más exclusivas), Ciudad Universitaria (el área de estudiantes), los centros artísticos autogestionados (como La Tabacalera), los parques (como el Retiro), la Plaza de Cibeles, el Palacio Real, la Catedral de la Almudena y los cientos de restaurantes, bares y cafés con ofertas tentadoras a toda hora. Por eso, por más que uno se pase días enteros caminando por Madrid, siempre quedará algo nuevo para ver, probar o hacer. Y lo bueno de irse de tapas por Madrid es que uno puede probar de todo un poco y luego repetir lo que más le gustó.

  Aniko tiene 30 años y viaja por el mundo desde los 22. Va con mochila, cámara y cuadernos y se dedica a observar cómo vive la gente en otros lugares. Le gusta viajar lento y caminar mucho, suele dormir en casas de familia y le encanta probar comidas nuevas. Escribe dos blogs (viajandoporahi.com y escribir.me), colabora en revistas de Argentina y en el 2013 autopublicó «Días de viaje» su primer libro de relatos.

One comment

  1. Hola Aniko:¡ Qué felicidad haber visto estas fotos de España !.Y qué bueno que hayas tenido la posibilidad de llevar esa vida trashumante con lo joven que sos.
    Tengo 70 años. Cómo te habrás dado cuenta soy descendiente de españoles por ambas ramas, Asturianos,y vascos.
    Desde chica mi sueño fué y es visitar España de una manera intensa, es decir encontrar esos lugares maravillosos que sólo los habitantes del país conocen. Y no solo lugares turísticos. Además últimamente se me ocurrió la idea de encontrar posibles familiares que estén vivos, sobre todo los del país Vasco, por ascendencia de mi madre.Esto lo intenté en dos oportunidades sin resultado, ya que no sé cómo hacerlo.

    Así que , por todos los sueños que así quedaron, imaginate lo contenta que me puse cuando vi las fotos.
    Te deseo lo mejor en este largo caminar por este mundo maravilloso. Que sigas conociendo hermosos lugares. ¡ Mucha suerte !

    Norma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *