Álbum de recuerdos de Costa Rica

Post escrito por Aniko Villalba en exclusivo para TIJE Travel   _aniko

 

Los mejores momentos de un viaje son los que quedan en nuestra cabeza durante años, vívidos como fotografías, y reaparecen sin que los llamemos. Son como álbumes mentales que guardamos en un rincón de la biblioteca para volver a ver —y volver a viajar— de vez en cuando. Viajé por Costa Rica hace más de seis años y hay lugares, texturas y situaciones que recuerdo como si me hubieran pasado ayer. Puede que me haya olvidado de los precios, los recorridos de los buses o los nombres de los hostels en los que dormí —todo eso se googlea y aparece enseguida—, pero me acuerdo de la arena rocosa de una playa, de las calles sin nombre ni numeración, de los viajes en ferry, de la naturaleza salvaje, de las risas. Estas son algunas de las fotos de mi álbum de recuerdos de Costa Rica.

Parque Manuel Antonio: un mapache me quiso revisar la mochila

CostaRica1

 

 

Viajé por Costa Rica durante dos semanas con mi amiga Belén: yo llevaba más de seis meses recorriendo América Latina y ella había decidido alcanzarme para hacer un viajecito juntas. Elegimos Costa Rica y elegimos —sin darnos cuenta— ir por la costa del Pacífico: las recomendaciones de la gente, que nos sirvieron de guía improvisada, nos fueron mandando por ese camino. Después me enteré de que, a diferencia de otros países centroamericanos, la región menos visitada de Costa Rica es la del Caribe. Quedaría, en mi caso, para un futuro viaje. Belén y yo nos encontramos en San José, la capital, y después de pasar unos días ahí fuimos, por sugerencia de un argentino que vivía en el país hacía varios años, al Parque Nacional Manuel Antonio. “Es uno de los lugares más lindos del país”, nos dijo. En la entrada del parque nos recibieron los animales: al lado nuestro, una iguana caminaba tranquila, arriba, un oso trepaba por una rama, al costado, un mono saltaba sobre un cartel. Caminamos por el parque. Miramos a los artesanos que fabricaban su arte sentados sobre la arena y a los surfers que hacían lo suyo en el mar, y, cuando el calor fue demasiado, dejamos nuestras mochilas en la costa y nos metimos al mar. Cuando salimos escuché unos gritos mezclados con risas: había un mapache merodeando entre las mochilas de la gente, intentando abrir los cierres y encontrar algún botín.

CostaRica2

 

La Fortuna: un volcán de cumpleaños              

Qué elegir cuando te preguntan dónde querés pasar tu cumpleaños. Depende del lugar del mundo en el que estés. A mí me tocó cumplir los veinticuatro en Costa Rica y para variar de escenario le propuse a Belén pasarlo al pie de un volcán. Costa Rica tiene trece volcanes, seis de ellos activos. El Arenal, volcán que elegí como regalo de cumpleaños, tiene más de siete mil años. Durante su vida entró en erupción cuatro veces. La última de ellas, leo ahora con sorpresa, fue el 29 de julio de 1968: el día de mi cumpleaños, diecisiete años antes de que yo naciera. Esa erupción destruyó los dos pueblos ubicados al oeste de la base del volcán y se llevó ochenta y siete vidas; el pueblo ubicado ocho kilómetros al este, llamado “El Borio”, se salvó y se rebautizó La Fortuna. Después de pasar el día en las termas, Belén y yo decidimos ir a ver el volcán de noche. La imagen quedó para siempre como mi tarjeta de saludo de cumpleaños: la oscuridad estaba atravesada por rayas naranjas que avanzaban de a poco y se abrían, como venas, formando dibujos en la ladera del volcán. Eran hilos de lava que salían de su interior.

CostaRica3

Montezuma: nos persiguió un jabalí

Ir de un pueblo a otro de Costa Rica lleva más tiempo que en otros países. Muchas rutas son de tierra, otras no están en buen estado y algunas no tienen señalización, así que hay que ir con paciencia. El camino, sin embargo, ofrece sus recompensas: las vistas. Costa Rica es uno de los países con mayor biodiversidad del mundo: tiene playas, lagos, volcanes, montañas, selvas. Es un paraíso para los avistadores de pájaros y un destino ideal para practicar ecoturismo. Y es, además, uno de los países más pacíficos, democráticos y estables de América Latina. Para llegar a Montezuma, un pueblo ubicado en la punta de la Península de Nicoya, tomamos un ferry desde Puntarenas y luego un bus hasta el pueblo. Montezuma nació como un pueblo de pescadores y se volvió popular entre los mochileros en los años ochenta. Hoy es un destino turístico, pero sigue siendo un pueblo tranquilo, bastante hippie, con una comunidad interesada en el yoga y las artes de sanación alternativas. El centro es chico: los atractivos de Montezuma están en los alrededores. Una tarde, Belén y yo fuimos a conocer las cascadas que están cerca del pueblo, por recomendación de alguien de la zona. Caminamos por el bosque, siguiendo el ruido del agua: las cascadas estaban abajo, muy cerca, pero todavía no podíamos verlas. Estábamos solas cuando escuchamos un ruido de algo que parecía ser un animal feroz. El ruido estaba cada vez más cerca pero no veíamos al animal. Belén gritó: “¡Nos persigue un jabalí!” y salió corriendo. La busqué durante media hora, con una mezcla de miedo y risa, hasta que la encontré, escondida cerca de una cascada. Nunca supimos qué animal era, pero siempre lo recordaremos como el jabalí.   En mi álbum de recuerdos de Costa Rica también están los sabores nuevos de las frutas tropicales, las caminatas por la playa, las lagartijas en las paredes, las ardillas trepando palmeras, los miradores, los caminos de tierra y los ticos —apodo cariñoso que se le da a los costarricenses— repitiendo, siempre, su frase característica y llena de positividad: ¡pura vida!

  Aniko tiene 30 años y viaja por el mundo desde los 22. Va con mochila, cámara y cuadernos y se dedica a observar cómo vive la gente en otros lugares. Le gusta viajar lento y caminar mucho, suele dormir en casas de familia y le encanta probar comidas nuevas. Escribe dos blogs (viajandoporahi.com y escribir.me), colabora en revistas de Argentina y en el 2013 autopublicó «Días de viaje» su primer libro de relatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *