Lyon, la otra ciudad francesa

Post escrito por Aniko Villalba en exclusivo para TIJE Travel   _aniko

Hay una ciudad de Francia donde pasan muchas cosas, y no es París. En esta ciudad, en 1895, los hermanos Lumière inventaron el cine. Cada diciembre, además, se realiza La Fête des Lumières, un festival de luces de cuatro días en honor a la Virgen María, quien salvó a la ciudad de una plaga mortal durante la Edad Media. Hay, también, catedrales, museos, galerías, parques, una ópera famosa y un órgano fabricado por Cavaillé-Coll, uno de los fabricantes de órganos franceses más destacados del siglo 19. Esta ciudad, además, se está posicionado como la capital gastronómica e histórica de Francia, recibe cada vez más estudiantes internacionales y es sede de todo tipo de eventos culturales. Y aún así, sigue siendo inexplorada entre los turistas. Se llama Lyon, y vale la pena conocerla.

lyon

 

Lyon está ubicada en el centro-este de Francia, en la región de Rhône-Alpes, entre la confluencia de los ríos Saône y Rhône. Fue fundada por los romanos en el 43 a.C. y pasó a manos francesas en el siglo 14. La ciudad nunca sufrió terremotos, incendios ni grandes bombardeos, tampoco fue rediseñada por planeadores urbanos, así que sigue manteniendo la arquitectura de todas las etapas de su historia: romana, renacentista, gótica y moderna. Gracias a esta diversidad y a su buena conservación, la Unesco la nombró Patrimonio de la Humanidad.

vista de lyon

Lo que más me llamó la atención la primera vez que la conocí fueron sus colores. Los ríos de Lyon no son marrones —color que se me viene a la mente cuando pienso en el río— sino de una tonalidad verde-azul. Las casas antiguas están pintadas con una paleta amarilla-marrón-naranja-salmón, y en la parte moderna hay edificaciones naranjas y verdes. Pero una de las expresiones artísticas que le dan una identidad fuerte a la ciudad son los trompe l’oeils, una técnica de pintura realista que genera la ilusión óptica de tres dimensiones. En Lyon hay más de cien murales de este estilo, con escenas cotidianas de la ciudad que parecen salirse de las paredes.

lyon de noche

Si bien su área metropolitana es la segunda más grande del país, Lyon es una ciudad tranquila y agradable para caminar. Hay un sistema de metro, buses y bicicletas que cubre gran parte de la ciudad, pero todo queda cerca y es posible ir a pie. El Vieux Lyon, la parte antigua, data de la Edad Media y tiene muchos edificios renacentistas y traboules, otra característica arquitectónica de Lyon: pasillos que atraviesan edificios y conectan dos calles. Desde la estación de metro de Vieux Lyon se puede tomar el funicular a Fourvière, uno de los montes, para tener una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad. Luego bajar y comer o hacer un descanso en un bouchon, los pequeños restaurantes típicos de la ciudad.

bouchons

Los bouchons surgieron de las posadas por las que pasaban los trabajadores de la seda durante los siglos 17 y 18. Ahí se sirven platos tradicionales como saucisson de Lyon (un tipo de salchicha), paté de pato, andouillette, coq au vin, ensalada lionesa y quenelles de brochet (pescado o carne con crema y huevo), entre otras cosas, con vino local. La gastronomía lionesa es reconocida a nivel mundial, en parte por la presencia de chefs famosos como Paul Bocuse y en parte porque el mejor vino de Francia crece cerca de la ciudad. Y Lyon, además, es famosa por sus festivales: Nuits de Fourvière se realiza entre junio y agosto de cada año, cuando los teatros romanos son sede de conciertos de jazz y música clásica, espectáculos de danza, teatro y cine. La Nuits sonores es un festival de música electrónica que se hace cada mayo, y las Biennals de arte y danza se hacen de septiembre a enero. Por eso, hay muchos motivos para dedicarle unos días de viaje a Lyon.

  Aniko tiene 30 años y viaja por el mundo desde los 22. Va con mochila, cámara y cuadernos y se dedica a observar cómo vive la gente en otros lugares. Le gusta viajar lento y caminar mucho, suele dormir en casas de familia y le encanta probar comidas nuevas. Escribe dos blogs (viajandoporahi.com y escribir.me), colabora en revistas de Argentina y en el 2013 autopublicó «Días de viaje» su primer libro de relatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *