Apuntes desde República Checa

Post escrito por Aniko Villalba en exclusivo para TIJE Travel   _aniko

Si digo República Checa, la mayoría de la gente pensará enseguida en Praga. Pero si propongo la ecuación República Checa menos Praga, en la cabeza de muchos aparecer aún signo de pregunta. Hay capitales que se volvieron tan famosas, como Praga, que hicieron que el resto del país sea una incógnita, en términos turísticos, para quienes no lo conocen. Y si bien las capitales concentran la idiosincrasia de un país como ninguna otra ciudad, el interior provée de todos esos detalles que definen a la cultura.

Checa1

* Plzeňy el pan líquido

Adivinanza: algunos la llaman pan líquido y otros oro líquido, es más barata que el agua y está en las mesas checas a toda hora. ¿Qué es? Eso mismo: la cerveza. La República Checa tiene el consumo per capita de cerveza más alto del mundo, seguido por Austria y Alemania. Para ellos, esta bebida está en la base de la pirámide alimenticia junto con el pan y las sopas. Si bien Brno es la ciudad checa con más antigüedad en la elaboración cervecera, Plzeňempezópoco después, en el siglo 13, y creóla primera cerveza pilsner o pilsen del mundo y le dio el nombre a esa variedad.

En el pasado, la República Checa estaba dividida en los estados de Bohemia y Moravia. Plzeň(o Pilsen) estáubicada en la antigua Bohemia, en la confluencia de cuatro ríos. Uno de sus grandes atractivos es la PlzeňskýPrazdroj (cervecería Pilsen Urquell), donde se puede conocer la historia y el proceso de fabricación de esta bebida. Sean fanáticos de la cerveza o no, ver barriles gigantes repletos de cerveza es algo que hay que hacer alguna vez en la vida. Y tomarse un vaso ahímismo donde se produce, también.

Pero si el oro líquido no es algo que los desvele, lo bueno de Plzeňes que sus atractivos van más allá de eso. La ciudad es muy amigable para callejear: en el centro está la Catedral gótica de San Bartolomé, fundada en el siglo 13, y la segunda sinagoga más grande de Europa después de la de Budapest. Y si los edificios históricos tampoco los motivan, entonces vayan a Plzeňy caminen: hay calles empedradas, casas de colores pasteles, murales y esculturas. O puede que tengan suerte y, como yo, se crucen con algún festival nocturno. Eso sí: cerveza habrá seguro.

 

 

* Postales de ČeskýKrumlov

ČeskýKrumlov es una de esas ciudades que sale bien en cualquier foto. Miren una imagen de este destino checo y no me digan que no parece salido de un cuento. Eso pensé yo antes de viajar. Y después también. Lo lindo de este lugar es que las postales no mienten: ČeskýKrumlov es así, como lo ven, también en la vida real. Tiene calles empedradas, torres de colores, techos rojos a dos aguas, ventanitas en fila y mesas a la calle. Además, la ciudad se mantiene casi igual desde el siglo 18 y en el centro no hay vehículos: es como estar, por un rato, en otro tiempo.

La parte antigua de ČeskýKrumlov es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: se construyóen el siglo 13, junto con el castillo, y todavía conserva sus estructuras góticas, barrocas y renacentistas. En las fotos que muestran al pueblo desde arriba se puede ver que el río Moldava rodea a la ciudad formando una herradura. ¿Pero se puede ver ČeskýKrumlov desde arriba? ¿O habría que tomarse un avión para tener mejor vista? Se puede: hay que ir a los jardines del castillo y buscar el mejor punto de vista ahí. De paso, llévense comida para hacer un picnic, porque los jardines son enormes y se necesitan unas dos horas para recorrerlos. Y saquen fotos: ČeskýKrumlov es de lo más fotogénica.

 

Checa2

* KutnáHora y sus calaveras

Iglesias famosas hay en toda Europa. Algunas destacan por su arquitectura, otras por su tamaño, otras por tener alguna obra de arte o fresco en su interior, otras por su historia. Y después hay otras, como el Osario de Sedlec, que están decoradas con huesos humanos. Esta capilla católica está ubicada en uno de los suburbios de KutnáHora y tiene entre 40 000 y 70 000 esqueletos humanos, algunos reacomodados de manera artística. Hay, por ejemplo, cuatro montículos con forma de campana, un candelabro con al menos un ejemplar de cada hueso del esqueleto, una guirnalda de calaveras y el escudo de armas de Schwarzenberg hecho con huesos. La explicación está en la historia.

En 1278, el abad del monasterio de la orden del Císter de Sedlec volvióde Tierra Santa con un poco de tierra que había sacado de la Golgotha, muy cerca de donde crucificaron a Jesús, y la esparciósobre el cementerio de la abadía. Gracias a ese acto, el cementerio de Sedlec se convirtió en un lugar de entierro deseable en Europa Central, y durante la Peste Negra y las guerras husitas (siglos 14 y 15) miles de personas fueron enterradas ahí. A principios del siglo 15 se construyó una iglesia gótica en el centro del cementerio y se puso una capilla en el sótano para que funcionara de osario. Ahí se guardarían los esqueletos que habían sido exhumados durante la construcción, así que en los años siguientes un monje se encargó de amontonar los huesos en la capilla. En 1870, la familia Schwarzenberg contrató a František Rint, un tallador en madera, para que pusiera los huesos en orden. ¿Quéhizo? Lo que podemos ver hoy en día. Y si miran bien, van a encontrar la firma de Rint, hecha de huesos, cerca de la entrada.

Aniko tiene 30 años y viaja por el mundo desde los 22. Va con mochila, cámara y cuadernos y se dedica a observar cómo vive la gente en otros lugares. Le gusta viajar lento y caminar mucho, suele dormir en casas de familia y le encanta probar comidas nuevas. Escribe dos blogs (viajandoporahi.com y escribir.me), colabora en revistas de Argentina y en el 2013 autopublicó“Días de viaje” su primer libro de relatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *