Tag Archives: Bolivia

Mi primer viaje sola al salar de Uyuni

Post escrito por Aniko Villalba en exclusivo para TIJE Travel   _aniko

Mi primer viaje sola fue al salar de Uyuni. Estaba con un grupo de amigos en el norte de Bolivia y nos quedaban pocos días, nuestro colectivo a Buenos Aires salía desde Jujuy, provincia del norte argentino, y había que acelerar para no perder la vuelta. Me habían hablado del salar de Uyuni, el desierto de sal más grande del mundo, y cuando me enteré que nos quedaba de paso no quise perder la oportunidad de conocerlo. Se lo propuse a mis amigos y ninguno quiso acompañarme. Decidí ir sola y reencontrarme con ellos dos días después en Argentina para tomar juntos el transporte a Buenos Aires. “Estás loca”, fue su respuesta, y en Potosí nos despedimos, cambié de colectivo y me fui sola rumbo al pueblo de Uyuni. Teníamos veinte años, estábamos de vacaciones y era mi primera vez de mochilera.

 

El colectivo saltó toda la noche por el camino de ripio. Adentro era difícil dormir, las vibraciones hacían que los bolsos se cayeran de los compartimentos superiores y que los auriculares se me desencajaran de las orejas. Llegué de madrugada a un pueblo de pocas cuadras, Uyuni, el punto de partida de las excursiones en 4×4 al salar y alrededores. Esperé en un banco de plaza a que el pueblo se despertara y cuando las primeras agencias abrieron, contraté el tour de un día, que era el tiempo máximo que tenía para estar ahí antes de tomar el tren de vuelta a la frontera con Argentina. Hasta el momento no se había cumplido ninguna de las profecías maléficas que me habían anticipado por querer viajar sola. En ocho años viajando así, tampoco se cumplieron.

Uyuni1

Continue reading

La Paz desde arriba

Post escrito por Aniko Villalba en exclusivo para TIJE Travel   _aniko

Me estaba quedando dormida cuando Vicky me tocó el hombro para que mirara por la ventana del colectivo. Pegué la frente contra el vidrio frío y me olvidé de hablar por varios minutos. Era de noche y la ruta estaba a oscuras, el camino solo se intuía, pero a pocos kilómetros se veía lo que parecía ser un planetario invertido, gigante, con el domo enterrado en la tierra y miles de luces desparramadas en su interior. Tantas veces me dijeron que ir a las grandes ciudades no vale la pena y tantas veces sentí lo contrario. Después de diez horas de camino de ripio, la ruta asfaltada nos estaba por dejar en La Paz, la capital administrativa más alta del mundo.

 

Durante los días que pasamos en la ciudad, mirarla desde arriba se nos hizo costumbre. La Paz está asentada en un cañón, rodeada por montañas de hasta 6400 metros de altura, en medio de la Cordillera de los Andes. Las casas se extienden desde el centro hasta las laderas como hormigas rojas y sobrepasan la línea del horizonte, que en una ciudad de calles en subida y bajada es difícil de distinguir. Si bien ya nos habíamos aclimatado bastante, las caminatas hacia lo alto nos seguían entrecortando la respiración y el viento fresco del Altiplano nos obligaba a abrigarnos bien, gorro, polainas de lana, sweater de alpaca.

lapaz

Continue reading